Bienvenidos!

Recuerdos entre dulce perfume y amargo sollozar

 :: Rol :: Mundo Humano :: [ Parque ]

Ir abajo

Recuerdos entre dulce perfume y amargo sollozar

Mensaje por D.E.V el Jue Feb 10, 2011 1:08 am

Un sonido metálico, como de un chirrido seco por falta de aceite, se hace presente en aquél espacio y hace eco acompañado de otro cortante y uniforme. Un ‘‘Pip’’ para ser más preciosos. Sus amatistas ahora de ese monótono gris se tiñen, sus dulces facciones artificiales figuran un rostro aniñado de cansancio; morena su piel la cual ha perdido color, está pálida en demasía. Si bien el astro rey le proporciona energía suficiente como para seguir en funcionamiento, ya se estaba agotando al ir caminando entre la sombra fresca de los edificios. Día caluroso definitivamente, y más para la forma de vida artificial quien entre montones de ropas oscuras escurría su cuerpo; buscaba de tapar las prótesis que poseía. Cierra los ojos, arquea su espalda un poco al ir sintiendo la electricidad correr por sus venas de cobre y le causan cosquillas esa misma fuente de energía que rehúyen a los aislantes de plástico. Se siente de forma placentera, pero al mismo tiempo ansía que termine la carga, pues considerando que está conectando aquellas vértebras azabaches a la batería de un auto ajeno, se siente un tanto deshonesta…

-89%... 90%... Y sigue, y sigue, y sigue cargando… –Suspira después de contar en voz bajita las dos últimas cifras; realmente faltaba poco pero eso no quitaba su prisa. ¿Por qué un androide en las calles? La curiosidad mató al gato… O más bien lo descargó. D.E.V como cualquier pequeña aventurera añora con salir de su hogar de vez en cuando, así que emprendió una adorable faena para burlar a su tutor y admirar en tacto y vista propia las maravillas de la utopía humana. De pronto siente una pequeña e uniforme descarga eléctrica recorrer su espina dorsal de forma ascendente, terminando en su nuca con el característico ‘‘Pip’’, ya se sentía con energías. El color volvió a postrarse en su piel al mismo tiempo que el púrpura invadía sus orbes. Con rapidez y suavidad cerró el capó del auto, y al vaivén de una pirueta ágil se separó de dicho elemento, alegando con su postura un ‘‘Aquí no pasó naaada’’.

-Bien, había un bonito lugar por aquí… ¿Dónde era? –Cerraba su ojo derecho y con el restante, aquella lente precisa inspeccionaba los movimientos de calor de los humanos, que pasando apresurados se sumían en sus asuntos. Negocios, tratos, trabajos, quehaceres… Muchas cosas. Colocó las manos metálicas en los bolsillos de su traje pues desde su creación había sido acostumbrada a ocultar sus rasgos de androide; casi al unísono su cola se escondió tímida entre las telas; con sus zapatos problema no había, las botas llegaban más arriba de sus rodillas. Era un conjunto sencillo de un negro uniforme, de mangas largas y cuello de tortuga, un cinturón discreto en la misma gama del color oscuro; una boina al propio estilo francés que tapaban los mechones claros que escurridizos se escapaban al peinar, por último las botas de gamuza mencionadas anteriormente, de taco bajo.- ¡Ah, ya recordé! Está a unos pasos a la derecha –Dijo alegremente, girando armoniosa para descubrir el edén que se cernía al horizonte, justo detrás de los titanes de cemento y ladrillos con vidrios polarizados.

-Ahhh… Magnífico. No sé por qué no hay casi personas, ¡Es un sitio hermoso! –Silbó al final con cierto toque de picardía, esa que todos alguna vez tuvimos de pequeños al imaginarnos cosas graciosas o divertidas- Deben de estar muuuy ocupados. Bueno, ¡Mas espacio para mí~! –Exclamó risueña para echar una carrera, y dejarse caer en el pasto fresco que daba justo a la agradable sombra de un frondoso y anciano árbol. En el proceso su boina abandonó su melena clara, y por tanta emoción e impulso su cola también salió de entre sus ropas, moviéndose cual la de un minino, suave y al compás marcado por su mente hiperactiva.

Se dispuso a cerrar los ojos, y dejarse llamar por los suaves silbidos del Morfeo artificial. Su respiración se hizo cada vez más pasiva… Pasábanse minutos cuales caballos sin riendas, hasta que al final, dormida se quedó. Toda una chica con pasiva expresión de paz, sin percatarse de los estímulos externos. Más de uno se quedó lelo al mirar la extrañez de ese cuerpo tumbado entre las hojas y el aroma a flores, con aquella curvatura de labios con nombre de sonrisa. Pero… esta se fue borrando. ¿Por qué? Un líquido cristalino en forma de gota rozó su morena piel, ¿Eran lágrimas? ¿Alguna fuga en sus componentes internos? No se ha encontrado la repuesta a las interrogantes, pero algo si era seguro, y es que el sueño que se tornó pesadilla, la utopía que se volvió distopía comenzó a atormentarla… Y en un hilillo de voz sumamente baja, articuló.

-Father… Don’t… ¡Don’t leave me! Please… P-please
avatar
D.E.V

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Edad : 28
Localización : и є ν є я ℓ α и ∂ ~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos entre dulce perfume y amargo sollozar

Mensaje por Raven el Lun Feb 21, 2011 6:27 pm

*No era la primera vez que jugaba con la mente de algún androide en esas condiciones.Tan solo probaba esa habilidad por práctica,ya que no llevaba mucho tiempo utilizándola.Penetró en su mente componiendo un sueño.Descubrió sus debilidades.*
-Quizá sea hora de dejar de atormentarla-me dije para mí misma.
*Probablemente no perduraría mucho en ese estado y en pocos minutos despertaría.Me acerqué a ella y observé sus facciones,su rostro parecía de porcelana incluso era hermoso,empezaba a sentir haber una pequeña culpabilidad por haber perturbado la mente de aquella androide*
avatar
Raven

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 14/02/2011
Edad : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Rol :: Mundo Humano :: [ Parque ]

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.