Bienvenidos!

Finalizando el turno

 :: Rol :: Mundo Humano :: [ Bar ]

Ir abajo

Finalizando el turno

Mensaje por Invitado el Lun Nov 29, 2010 3:25 am

Eran casi las 11 de la noche, había sido una noche bastante agotadora, clientes por aquí y por allá, viajeros en su mayoría. La castaña se encontraba limpiando las mesas y recogiendo copas y envases, lo que solía hacer cuando el bar comenzaba a quedar solo y no habían más mesas para atender. Traía puesto un corsé blanco con algunos detalles negros y una falda que le cubría un poco más abajo de los muslos, botas con algo de tacón y sus larguísimos cabellos sueltos, lo habitual para el trabajo, por lo menos las otras meseras también usaban ropas similares.
El lugar poco a poco iba quedándose vacío y poco había para hacer, por lo que la mujer pasó a sentarse a descansar un rato en una de las sillas de la barra.

-Hmm... Dónde...- Murmuró a bajo tono mientras buscaba entre sus ropas algo que tras unos segundos más de búsqueda finalmente halló. Un cigarro que posteriormente puso entre sus labios y procedió a encender con un mechero plateado.
Desde aquel lugar se podía ver hacia afuera del bar, parecía frío ahí afuera, aunque no llovía aún. Dio una calada al cigarrillo y luego de unos instantes dejó salir el humo junto con un profundo suspiro; esperaba que si no llegaba nadie más y las otras pocas personas que ocupaban el lugar se iban, pronto podría marcharse a su casa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Finalizando el turno

Mensaje por Invitado el Mar Nov 30, 2010 8:34 am

Un largo largo día para el Abismal de la Muerte, se había reunido con un informante en el mundo humano, le había dicho uno de los medios para "someter" el mundo entero a su voluntad y claramente no iba a hacer fácil, más sin embargo él estaba decidido a pagar el precio. Aquella platica con el informante relativamente terminaron por llenar de estrés al pelirrojo, quien terminada la reunión, comenzó a caminar por las calles intentando relajarse...

Si lentos pero firmes pasos le llevaron hasta lo que parecía un bar, lo mejor es que parecía no tener mucha gente, por lo que podría tomar algún buen vino de allí. Entró al local y vio que estaba algo vacío, tal como pensaba desde fuera, su apariencia era la habitual de "trabajo", la larga y negra gabardina con detallado dorado dando entender que era un General, su sombrero, en rostro una máscara blanca que cubría la mitad, aquellas botas que resonaban al dar aquellos pasos firmes y seguros de si mismo. Buscó una mesa en particular lo más alejado posible de toda "multitud", no quería escuchar conversaciones de otros, sino descansar, o al menos eso intentaría. Tenía en mente que iba a pedir, claramente aquel vino de nombre "Romanée Conti", esperaba que en tal lugar al menos tuvieran una botella de tal vino, pues bien sabido que es de los vinos más caros, y quizá el mejor...

Se acercó a la barra y como era de esperar, pidió el tan codiciado vino Romanée Conti y que se lo llevarán hasta la mesa donde él iba a estar. Cuando encontró una mesa, caminó hasta la misma, movió la silla en un movimiento y se sentó por obvias razones, un pesado suspiro salió de su boca...


-Pero que día...- Habló por lo bajo para si mismo, esperando que trajeran su pedido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Rol :: Mundo Humano :: [ Bar ]

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.